Nuevo capítulo de Alberto Ariño sobre su trayectoria deportiva. Del colegio pasó a la Damm, donde tuvo poco protagonismo para luego ir a jugar al Viviendas del Congreso, trampolín para el Barça y la Selección Española posteriormente.

Retomamos el pulso con el F.C. Barcelona, este año coincidí con Anty, el promotor de esta locura excitante y maravillosa que me ha llevado a escribir mis vivencias. Un tipo de lo más, ‘amiguete amiguete’.Tenía y tiene un valor como persona increíble (aunque a veces era un poquito chulillo, jajaja y tenía un pelo maravilloso jajaja, supongo).

Y como jugador era excelente. Tanto técnica, como táctica como físicamente. Aunque él reconoce que a veces que le costaba un poco pero chico sino estás no juegas y tú si estabas. Podía haber llegado donde él quisiera pero a veces por unas cosas y otras por otros criterios humanos no tuvo esa fortuna que suele hacer falta en los momentos cruciales.

Permitirme también que haga una reflexión sobre los jugadores como él o su compañero Lores y como ellos varios cientos de chavales. El sacrificio tan grande que supone vivir alrededor de una gran capital como Barcelona. En pleno mes de julio, mientras tus amigos están disfrutando de unas merecidas vacaciones, con 16 ó 17 años te levantas tempranito, desayunas algo ligerito coges el tren y luego el metro o autobús aproximadamente 1,30 o 2 horas de trayecto, para que te peguen una paliza física en la sesión de mañana y regresas a tú domicilio para comer algo y hacer el mismo recorrido de tarde para otro entrenamiento técnico-táctico con algo de físico. Así 5 días a la semana, más el torneo típico de verano que podría ser jugar un sábado o sábado y domingo. Como dije anteriormente, allí solo juegan los enchufados.

Comenzamos la Temporada 85/86

De izquierda a derecha empezando por arriba en la foto que abre la noticia:

Busquets, Vera, Lores, García, Herrera, León, Ramón, Abadal.

Hidalgo, Rexach, Mussons, Artola, Montserrat. Cuadrat .

Ariño, Vilanova, Mario, Roura, Amor, Blanquera y Sergi.

Esa fue la presentación del Juvenil “ A “ celebrada en el Mini Estadi ante familiares y aficionado. Este equipo asustaba. Ríete de los anteriores juveniles y de los que han venido después (que yo conozca). Simplemente brutal: una calidad, un nivel físico y una imposición permanente de una idea de jugar a fútbol, que algunos dicen que la descubrió Pep (desde aquí un abrazo) pero yo diría que esto viene de atrás, de una filosofía de entender esto que llamamos fútbol, de una manera diferente de ver la vida de un balón, que es con lo que se juega y todavía por desgracia hay burros (deportivos) que les gusta alejarse y no quieren compartir su vida con un balón. Pero por suerte el equipo donde tuve la suerte y el placer de jugar, si quería compartir nuestras vidas con las del balón.

Y así llegaron los triunfos. Uno tras otro. Nos daba igual jugar en casa que fuera. Cuando había que arremangarse el equipo lo hacía, cuando que había que tocar el violín se tocaba. Campeones de Liga y campeones de la Copa del Rey.

Me gustaría hacer mención especial a la Copa del Rey ya que fue la mayor alegría que sentí jamás como jugador de fútbol.

Después de haber eliminado, como bien dijo Toni en el relato que publicó, a equipos como Murcia o Bilbao.

La eliminatoria ante el Athletic fue de infarto. Ellos tenían un equipazo con Alkorta, Mendiguren, Garitano, Lobato, Urrutia ( presidente actual ) Merino o Del Val. Jugadores que como suele suceder en ese gran club llegaron a jugar en 1ª división. El equipo entrenado por Chechu Rojo nos venció por 4-2 en San Mamés ante unos 20.000 espectadores, un resultado duro que hacía tambalear nuestra ilusión de clasificarnos para la gran final, que estaba todavía sin decidir entre Sevilla y Real Madrid.

Llegó el primer match point para nosotros: remontar ese 4-2. Pero era en casa y teníamos puestas todas nuestras esperanzas de que podíamos lograrlo cosa que así sucedió logramos un contundente 6-1. Por el resultado puede parecer que fuera un paseo pero necesitamos de una prórroga para hacernos con ese resultado. Al final de los 90 minutos el resultado era de 3-1. El árbitro Ansuategui Roca deslució un poco el espectáculo expulsando a 2 jugadores y al técnico del Bilbao. Resultado final: 6-1, y así llegamos a la gran final.

La final fue Madrid-Barça. Localización Logroño, estadio de Las Gaunas. Hora 11,30. Luego hubo discoteca (con la ropa de los utileros, unos cracks). Unas 15.000 personas para ver el espectáculo. Árbitro Ramos Marcos (ahora tertuliano). Ante la presencia de diferentes autoridades y directivos entre ellos nuestro querido Nicolau Casaus.

La verdad es que solo nos quedaban las uñas de los pies, ya que el resto habían desaparecido. Te levantabas, te sentabas, ibas al baño para nada porque ya habías ido 30 veces, nervios y ansiedad. Todo lo que suele tener cualquier persona ante una situación que no domina: una final de la Copa del Rey no se juega todos los días.

Salimos al terreno de juego con dudas y nervios, que, hasta que no pasaron 15 o 20 minutos y con el resultado a favor de 2-0 no se fueron disipando. Después ya fue todo más rodado nosotros tranquilos esperando un poquito al rival en el centro del campo para salir a la contra con Roura, Tito o Ramón nuestro tridente. Y en muchas fases del encuentro dominando al rival, como dije antes queriendo el balón. Hubo goles de muy bella factura hasta el punto de que en alguna ocasión el árbitro los aplaudió. El marcador final fue de 6-3 una final de 9 goles, una auténtica delicia como espectador.

El Madrid tenía un equipazo: entrenador Toni Grande (segundo de del Bosque). Jugadores de talla internacional: Losada, Maqueda, Sastre, Diezma, Vilches, Caminero y un largo etc.

Nosotros no nos quedamos atrás: Abadal, Herrera, Amor, Sergi, Tito, Cristóbal o Roura, compañeros que han llegado a debutar en 1ª división y otros como Cuadrat ayudantes de seleccionadores como Frank Rijkaard o Albert Roca. Otros hemos tenido diferente suerte, nos hemos quedado a las puertas de algo muy bonito: ganarse la vida con lo que a uno le apasiona no tiene precio.

Os pido disculpas si estoy siendo injusto con algunos e intentado ajustarme a los datos que he podido recabar.

He de decir que esa temporada creo que jugué casi todos los partidos de Liga, casi un 100%, pero tuve la desgracia de que ficharon a Cristóbal Parralo y que no jugué la mayoría de los minutos de la Copa.

Fue una de las grandes decepciones que he tenido. Nadie se dirigió hacia mi persona para comunicarme nada. La verdad es que no esperaba ese trato por parte del entrenador, Charly Rexach, al que no le guardo rencor ni mucho menos, para mí era una buena persona y un gran entrenador, pero con mi persona tuvo 2 lunares.

Se acabó una súper temporada con grandes éxitos y mucho cariño entre los jugadores y va a comenzar otra que no se le queda muy atrás.

Anuncios