Salir cedido del Barça, ¿un paso atrás?

LaJugadaFinanciera

LaJugadaFinancieraTerminada mi etapa como jugador juvenil con la alegría de haber ganado la final de la Copa del Rey al Real Madrid por 6 a 3, y a punto de dar comienzo a la temporada 86-87, se me comunicó que formaría parte del equipo amateur del FC Barcelona.

Diez días antes de la fecha de incorporación empecé a entrenar por mi cuenta para llegar algo rodado a la dura pretemporada que nos esperaba.

Pero todo pudo cambiar. Ese mismo año, en la categoría juvenil, se creó un nuevo formato llamado ¨Superliga Juvenil¨, que permitía a cada entidad de categoría nacional que formara parte de dicha competición incluir a cuatro jugadores sub19. Yo cumplía esos requisitos y mi ex míster Charly volvería a ser el entrenador de ese juvenil reforzado.

En los primeros días de pretemporada, se me comunicó que tengo posibilidades de repetir como jugador juvenil, pero que aún no tienen claro que cuatro jugadores serían los elegidos.

Principalmente la duda que me plantearon fue de posiciones en el campo, Tito Vilanova y yo éramos el cuarto jugador en discordia.

La idea de poder revivir otro año como el anterior y con mayor experiencia surgía como alternativa en mi proceso de formación, y por qué no, pensando en repetir un año de éxitos ya que prácticamente la base del equipo seria casi la misma.

Toni García cedido Barça

Jugadores como Herrera, Vera y Cuadrat también campeones de España conmigo, un año menores que yo, formarían parte también de ese equipo.

Pero finalmente y para mi tristeza fue Vilanova el elegido junto con Abadal, Roura, Ramón y los mencionados Herrera, Vera y Cuadrat formaron parte de ese juvenil. Casualmente y como se presumía con anterioridad, repetiría título de copa en el mismo estadio talismán de Logroño pero esta vez ante el Athletic Club de Bilbao por 2-1.

Creo sinceramente que aquella elección que tomaron desde la dirección técnica del club empezó a cambiar mi suerte y mi destino como futbolista en el Barça.

Definitivamente recalé en el Barça amateur de tercera división, mis nuevos compañeros serían los conocidos Milla, Serer, Busquets, Villena, Alejo que jugarían en primera división poco después. El míster sería Lluís Pujol técnico de la casa desde hacía tiempo y ex jugador del Barça en la década de los 60-70.

No querría parecer oportunista pero ya desde bien pronto y a medida que avanzaba la temporada en este amateur detecté que no gozaría de muchas oportunidades de poder jugar todo lo que me gustaría.

Era convocado casi siempre, pero prácticamente jugaba una media de diez minutos por partido y a veces ni jugaba. Me había acostumbrado a ser suplente y a ser un jugador poco valorado, situación que me hace sentir una profunda tristeza y desánimo.

Desde mi llegada al Barça no me había enfrentado a esta situación tan desagradable y desconocida para mí. Y más cuando mi entrenador un día me comunica en un entrenamiento que con él voy jugar muy poco y que mi manera de jugar no le convencía demasiado. Tenía un equipo formado y que tendría pocas posibilidades de jugar, casi era una invitación a cambiar de aires aunque nunca me dijeron que querían que me marchase del club.

Había pasado en tres meses de titular del juvenil campeón de España a suplente en tercera división y con casi nulas posibilidades de jugar. Las semanas transcurrían y yo a pesar de la situación adversa me esforzaba todo lo que podía para mejorar y agradar al míster pero la cosa no cambió.

Más o menos a finales de diciembre de 1986 surge una posibilidad que podría cambiar mi situación. M citan en las oficinas del club junto a mi padre para plantearme la idea de salir cedido hasta final de temporada a uno de esos equipos de la superliga juvenil que estaba en una situación delicada en la clasificación y que había solicitado ayuda al Barça para poder contar con jugadores sub 19, ese club era el CF Damm de Barcelona.

Dicha entidad gozaba de un gran prestigio en el fútbol base catalán y español. Creo que esa oferta llegó en el mejor momento para mí ya que tendría la posibilidad de volver a sentirme importante y recuperar el ritmo de competición que había perdido. Además, podría jugar una competición muy atractiva y volvería a enfrentarme a los mejores clubs juveniles de España.

Sin dudarlo ni un momento y después de consultarlo en casa con mi familia tomé la decisión de incorporarme a la Damm hasta final de temporada. Me acompañarían en esta etapa dos compañeros más Alberto Ariño y Joan Blanqueras y que también formaron parte del juvenil campeón del año anterior, aunque Ariño había recalado antes en dicho club.

Así que esa misma semana me incorporaba a la Damm donde he de decir me recibieron con los brazos abiertos pues ya me conocían de haberme enfrentado a ellos en la temporada anterior y al parecer era el tipo de jugador que necesitaban para poner orden y control de balón a su juego. Junto a Blanquera, que era un magnifico goleador ayudaríamos a conseguir el objetivo prioritario que no era otro que mantenerse en esa categoría.

Fuente : http://lajugadafinanciera.com/

Anuncios

Deje su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s