LA D-LEAGUE, TERRENO AÚN POR EXPLOTAR PARA LA NBA

basketamericano

ESCRITO POR ENRIQUE

La D-League sigue creciendo en importancia y contará la próxima temporada con 19 equipos, incluyendo a los recién estrenados Raptors 905, propiedad de la franquicia NBA con el mismo nombre.

Los Charlotte Hornets tendrán su propia franquicia para la 2016-17. Este mismo mes de agosto losAtlanta Hawks han empezado a estudiar la posibilidad. Hace tres meses, era Dell Demps, general manager de los New Orleans Pelicans, quien hacía público el interés que tienen en hacerse con una franquicia propia en la D-League.

Esa franquicia, sin embargo, no serán los Mad Ants de Fort Wayne, la última sin asignación exclusiva a la NBA, que fue adquirida por los Indiana Pacers recientemente.

Los Mad Ants fueron “filial” de 13 equipos NBA la pasada campaña. La adquisición por parte de los Pacers de este equipo podría ejercer presión en aquellas que no tienen equipo afiliado para que creen sus propias franquicias en la D-League, una liga que comenzó en el año 2001 con ocho participantes y en progresión de rondar los 25 equipos para 2020, acercándose a su objetivo de que cada equipo NBA tenga afiliación exclusiva.

Pero existe un factor que no sigue un crecimiento proporcional al de la importancia de la liga: los salarios de los jugadores. Según la información que aporta D-League Digest, las cantidades que obtienen los protagonistas están delimitadas por una estructura simple y complicada al mismo tiempo.

Simple, porque dejando de lado a los jugadores asignados con contrato NBA (que cobran en su integridad), solo hay tres tipos de salarios para los d-leaguers:

Salario A: $25.000*. Entre seis meses de competición = unos $4.100 al mes, unos 3.750€ al mes antes de impuestos. Estos contratos están reservados para jugadores de perfil alto, para aquellos que aspiran a ser llamados en la NBA. Solo puede haber un máximo de cinco contratos “A” por plantilla”.

Salario B: $19.000*. Entre seis meses de competición = unos $3.150 al mes, algo menos de 2.900€ al mes antes de impuestos. Para la clase media de la liga, aquellos que pueden aspirar a dar un salto a la categoría “A”.

Salario C: $13.000*. Entre seis meses de competición = unos $2.100 al mes, algo más de 1.900€ al mes antes de impuestos. Para la gran mayoría de los jugadores de la D-League, los currantes.

*De estos salarios, el jugador se llevará la parte proporcional que pase con el equipo. Si se incorpora a su disciplina a mitad de la temporada cobrará la mitad de esa cifra, por ejemplo.

Pero la estructura es también complicada, porque una franquicia no puede sobrepasar el techo de salarios de $170.000 impuesto por la liga, y porque un mismo jugador puede cambiar de una escala a otra a lo largo de la temporada. Para los equipos se convierte en un juego de malabares para mantenerse por debajo del límite, aunque no pueden cambiar el contrato de un jugador sin su consentimiento.

Para compensar estos salarios, hay franquicias NBA que firman a jugadores para sus training campscon una pequeña parte del contrato garantizado para después cortarlo, y que de esta forma sus afiliados en la D-League obtengan los derechos de ese jugador, y él consiga un bonus económico que en ocasiones es incluso superior a lo que ganarán en una temporada entera en la liga de desarrollo. Sin embargo, en muchas ocasiones esto se utiliza como “trampa” para dar a dichos jugadores un contrato de la categoría “C”, entendiendo que con el bonus que recibe desde la NBA es más que suficiente.

Al final, los jugadores técnicamente no firman sus contratos con las franquicias D-League, sino con la propia liga, que es la que paga la mayor parte del salario. La bolsa de la cual sale este dinero es aportada a partir de los beneficios de la NBA. De la franquicia dependen otros conceptos como el alojamiento y las dietas de $40 por cada día que pasan fuera de la ciudad en la que residen, además de los gastos de alquileres de pistas, viajes, etc. Son unos costes relativamente bajos y que suponen un incentivo para que las franquicias NBA tengan su propio equipo, pues al final lo tengan o no están contribuyendo a pagar los salarios de los jugadores.

También podrían mejorarse las condiciones en las que trabajan dichos jugadores, por cierto. Según me explicó un ex jugador de los Austin Spurs que intenta ganarse la vida ahora en Europa, la liga suele pagar a tiempo, pero depende de que las franquicias hagan los cálculos para ella, lo cual lleva aerrores frecuentes. Además, en ocasiones cobran tarde la parte que le corresponde pagar a las franquicias relacionada con alojamientos y dietas, y hay equipos que viajan de una costa a otra en autobús para ahorrar gastos en aviones. Esto, que en nuestras ligas europeas desgraciadamente está a la orden del día debido a las situaciones económicas de algunos clubes, es algo que una liga relacionada directamente con el producto NBA no debería permitirse.

Hasta ahora, esta competición ha sido, como mucho, un campo de pruebas para la NBA. Un ejemplo claro es el de los Houston Rockets con los Rio Grande Valley Vipers, franquicia en la que implementaron un sistema en el que se jugaba más rápido y se lanzaban más triples que en cualquier otro equipo que se recuerde. Lo explicó Jason Schwartz en Grantland.

Otro caso es el de los Oklahoma City Thunder y Josh Huestis, a quien los compañeros de La Crónica desde el Sofá bautizaron como “el becario” de la NBA. Lo que hicieron los Thunder fue draftear al final de la primera ronda a un jugador que en algunos mocks salía incluso como no drafteado, con el acuerdo de que jugaría durante un año en la D-League antes de firmar su contrato NBA, por lo que Oklahoma City se ahorró unos cuantos dólares de esa forma. En general, las franquicias utilizan la liga de desarrollo para observar posibles refuerzos para el fondo del banquillo o para dar minutos a sus jugadores jóvenes menos utilizados.

Pero ha llegado el momento de que pase de ser un campo de pruebas a una liga profesional, en la que el desarrollo de los jugadores se complemente con la competitividad y el atractivo para el público.

Quien piense que la D-League no tiene competencia desde la desaparición de la Continental Basketball Association, está equivocado. Recientemente ha nacido una liga “semi-pro” en Las Vegasllamada AmeriLeague, que comenzará en noviembre, y que ha sido noticia porque uno de sus ocho equipos ha fichado al ex NBA David Harrison.

Ese mismo equipo, Las Vegas Dealers, también ha hecho una oferta de $200.000 a Royce White, según ESPN. Ese salario lo cobraría por participar en una liga que dura tres meses y termina en febrero, con el periodo de firma de agentes libres de la NBA aún abierto.

Actualización: La AmeriLeague ha anunciado recientemente que han alcanzado acuerdos también con Terrance Williams, Antoine Wright y Hassan Adams.

Cerruti Brown, dueño de Las Vegas Dealers y CEO de la liga, dijo recientemente a Alex Kennedy en BasketballInsiders que su franquicia está dispuesta a pagar hasta $2,5 millones por sus jugadores.

No están muy claras aún sus normas salariales, pero lo que sí que es evidente es que hay un fuerte grupo de inversores de Las Vegas detrás dispuestos a poner dinero. Los responsables de la liga aseguran que sus partidos se podrán ver en los principales proveedores de satélite. Los salarios de la mayoría de jugadores rondarán entre los $10.000 y los $20.000, que parecen menores que los de la D-League pero lucen más cuando recordamos que son por tres meses de trabajo (la mitad de tiempo que en la D-League).

También parece que habrá excepciones para ex NBA como Harrison, y los jugadores elegidos en su Draft cobrarán entre $44.000 y $26.000, bastante más que los dleaguers.

En la D-League habíamos dicho que el límite salarial son $170.000. En la AmeriLeague serán $290,000. Su edad mínima son 18 años, por lo que puede atraer a jugadores de High School que quieran pasar por caja en vez de ir a la NCAA. De hecho, el comisionado de la liga, Ethan Norof, ya ha tanteado a algunos como Isaiah Briscoe (Kentucky). Y con una apuesta tan fuerte detrás, no parece probable que haya problemas para cobrar. Hay otras personas dispuestas a sacar partido si la NBA no lo hace.

“Cuando creamos esto, todo el mundo preguntaba que con qué jugadores íbamos a hacerlo”, dijo Brown a Alex Kennedy. “Con el lanzamiento de AmeriLeague, tenemos como objetivo a jugadores de la D-League y a aquellos del otro lado del océano que quieran quedarse en América. Queremos construir una liga menor pero con el nivel más alto en cuanto a competición y desarrollo de jugadores”.

Aún está por ver si habrá cierre patronal o huelga en la NBA en el verano de 2017. Aunque no es descartable, ambas partes tienen también mucho que perder si se produce un parón prolongado. Pero lo que parece claro es que al menos se renegociarán algunos elementos como la escala salarial de los rookies y las cantidades de las excepciones salariales, conceptos desfasados con el nuevo entorno salarial en el que va a entrar la liga dentro del nuevo contrato televisivo.

En esas negociaciones interesa tanto a la liga como a los jugadores (y no interesa ya tanto a las ligas europeas, claro) mejorar las condiciones de la D-League. Que se convierta en una alternativa real a las ligas europeas, e incluso a la NCAA. Uno podría argumentar incluso que va a ser inevitable que den ese paso: con el aumento de salarios en la NBA se producirá cada vez una brecha mayor con lo que se cobra en el resto del mundo, y crecerá el número de jugadores internacionales interesados en dar el salto a la liga. Estos podrían ver una D-League fuerte como una forma de seguir cobrando un buen sueldo y como un trampolín a la mejor liga del mundo.

Estos cambios atraerían a mejores jugadores a la liga. Con mejores jugadores en la liga, la atención de un público que hasta ahora no tiene interés alguno aumentaría. Y, tras 15 años estableciendo sus bases, la NBA empezaría a aprovechar todo el potencial de la D-League.

Fuente : http://www.basketamericano.com/la-d-league-terreno-aun-por-explotar-para-la-nba/

Anuncios

Deje su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s