Autor: Antonio Arias

Resumen

INTRODUCCION. Como se ha dicho en otra ocasión el F.C. Barcelona es el club con más historiadores por m2 del mundo. Entre su cantidad ingente, existen unos pocos, que se les puede considerar por el resto de ellos y por el barcelonismo en general, como de “culto”. En este primer escalón se encuentra sin duda

INTRODUCCION.

Como se ha dicho en otra ocasión el F.C. Barcelona es el club con más historiadores por m2 del mundo.

Entre su cantidad ingente, existen unos pocos, que se les puede considerar por el resto de ellos y por el barcelonismo en general, como de “culto”.

En este primer escalón se encuentra sin duda D. Jaume Sobrequés i Callicó, del que el autor de estas líneas ha descubierto que tiene una enciclopedia, denominada en su versión catalana, única a la que dicho autor ha tenido acceso, ” Història del F. C. Barcelona: El Barça, un club, una ciutat, un país”. 6 Volúmenes. Editorial Labor. 1993.

Lo anterior constituye una gran antología de la historia del club desde su creación hasta la fecha de salida del último volumen.

En estas líneas se va comentar un solo asunto, lo que dice dicho historiador de “culto” de la Liga de 1942-1943.

El autor de este trabajo, desgraciadamente, desconoce el idioma catalán, pero tiene el reto de estudiar a este importante autor, al cual en el futuro volverá, aun a pesar del anterior hándicap.

LO QUE DICE D. JAUME SOBREQUÉS SOBRE LA LIGA DE 1942-1943.

D. Jaume cuenta “su historia” de dicha Liga en el volumen 2, Capitulo 2, denominado “La difícil represa de la postguerra i els primers éxits internationals . 1940-1957″.Paginas 55/56. (Parcial).

A continuación se añade el texto en castellano, traducido por el entrañable amigo del autor, J. Lluch, barcelonista de pro. (Gracias Pepe).

“La Liga 1942-1943 fue de verdad conflictiva: El Barcelona fue sitiado por los árbitros, con una tendenciosidad que podría calificarse de obsesiva y que, de hecho, traducía la profundísima aversión de las instancias políticas del régimen hacia el F. C. Barcelona. Si hemos de creer las crónicas de la época, en aquella temporada el Barça perdió bastantes partidos como consecuencia de actuaciones arbitrales muy marcadas por el anti barcelonismo que transpiraba fobias anti catalanistas. El primer episodio tuvo lugar durante el primer partido de la competición en Chamartín, delante del Real Madrid (27 de septiembre de 1942). Posiblemente el equipo blanco habría ganado igualmente el partido, de hecho lo hizo con un resultado final de 3 a 0, pero el árbitro, Fombona pasó por alto dos penaltis clarísimos cometidos sobre Cesar.

Fue como una especie de prologo del amplio recital que se aproximaba. El 25 de octubre de 1942, Las Corts fue escenario de un arbitraje vergonzoso de Iturralde. Cuarenta mil espectadores asistieron boquiabiertos al “concierto de silbato” del colegiado, que inmovilizo a los jugadores locales con faltas inexistentes a destajo. El Valencia campeón vigente de la Liga aunque en declive, pudo derrotar al Barcelona por 1 a 2 con un juego poco deportivo. El 29 de noviembre, en Oviedo, donde el F.C. Barcelona fue vencido por 3 a 2, nació otro verdugo del club catalán: el árbitro Ocaña. Los jugadores azulgranas fueron otra vez inmovilizados por el árbitro, y a Martin y a Cesar les fueron anulados sendos goles sin ningún motivo. El tercer acto de aquella carrera persecutoria tuvo lugar en Las Corts, donde el día 6 de diciembre de 1942, el F. C. Barcelona perdió delante del potente Athletic de Bilbao por 1 a 3. Cuando faltaban cuatro minutos para el final del partido, el colegiado Sanchis Orduña va a invalidar un gran gol de Escolá y tres minutos después concedió al jugador bilbaíno Iriondo un tercer gol en situación de claro fuera de juego. El escándalo fue mayúsculo.

Esta constante persecución obligó a la Junta directiva a definirse delante de una afición que cuanto más avanzaba mas se indignaba. Después del partido con el Bilbao, envió una “respetuosa, pero enérgica” nota de protesta al Colegio Nacional de Árbitros, manifestando preocupación por el “sistemático anti barcelonismo arbitral”. La nota proponía la creación de un “delegado federativo” para los partidos, especializado en supervisar arbitrajes. El menosprecio por las quejas de la Junta directiva delante de las actuaciones arbitrales provocó un clima extremadamente tenso.

El Mundo Deportivo, expreso su preocupación por “la insistente persecución de algunos colegiados contra el Barcelona, por motivos que carecen de toda lógica deportiva”. (9 de diciembre de 1942).

El principio de la segunda vuelta de la Liga tuvo lugar en Las Corts el 10 de enero de 1943, con el Real Madrid en una tarde lluviosa. La presencia del árbitro Fombona era un mal presagio y, si no fuera por la esplendida actuación blaugrana la victoria hubiera sido para los blancos, en un partido que terminó con un empate a cinco. Fombona concedió tres goles madridistas en fuera de juego y anulo un gol legal del F. C. Barcelona. Cuando faltaba un minuto para el final del partido, y con 5 a 4 favorable al Barcelona en el marcador, el madridista Alsua cargó contra el portero Argila, ocasión que aprovechó Alday para conseguir en medio de una bronca fenomenal, el empate. La policía tuvo que proteger al árbitro hasta los vestuarios. No obstante esto, el Barcelona consiguió una buena racha de victorias y se acercó a la cabeza de la clasificación. Fue entonces que llegó, el 29 de marzo, un partido decisivo en San Mames contra el Athletic de Bilbao. Allí se decidía el titulo y allí se encontraba Tamarit Falguera como árbitro. Con el marcador 1 a 1, Martin hizo un gol precioso que Tamarit concedió de primeras y que seguidamente anuló siguiendo las indicaciones del linier. A partir de ese momento, el equipo blaugrana se hundió moralmente y los de Bilbao acabaron ganado por 5 a 2. Con todo el Barça acabó la Liga en tercera posición con 32 puntos, precedido del Athletic de Bilbao (36 puntos) y Sevilla (33 puntos). Mariano Martin con 32 goles se proclamo ” pichichi” y la prensa catalana manifestó unánimemente que el Barça era “el vencedor moral” de la competición”.

Para centrar al lector D. Jaume nace en 1943, luego tiene menos de un año, cuando están ocurriendo todos “los robos “anteriores, que describe de modo tan preciso.

OTRA HISTORIA ALTERNATIVA A TRAVES DE CRONICAS DE LA EPOCA.

Metodología utilizada.

Para verificar los numerosos datos que se ofrecen al lector, anteriormente, se han seleccionado tres publicaciones catalanas, como ejemplos de crónicas de la época, como son La Vanguardia (en ese momento Española), El Mundo Deportivo y Diario de Barcelona y se pasara revisión de lo que indican cada una, de los mencionados partidos, para comprobar todos los extremos que indica D. Jaume.

Se advierte al lector que caso de no encontrarse en dichas crónicas lo comentado por D. Jaume, se debe a que el franquismo indicaba a los tres periódicos, lo que debían publicar en contra del Barcelona, ósea de Cataluña.

Comentarios previos.

Para empezar D. Jaume tiene alguna confusión en algunas fechas de los encuentros que relata, pero esto es una cosa que le puede ocurrir a cualquiera y por tanto es disculpable.

Así indica el 25 de octubre de 1942, el partido del 1 a 2 entre el Barcelona y el Valencia en Las Corts y en realidad fue el 4 de octubre de 1942.

Indica el 29 de marzo de 1943 el partido de San Mames, el del 5 a 2, entre el Atlético y el Barcelona y en realidad fue el 21 de marzo de 1943.

Primer partido conflictivo. Real Madrid 3 Barcelona 0. Dos penaltis a Cesar.

LVE. Martes 29 de septiembre de 1942. Página 7.

Hay una crónica, sin firma, muy corta del partido, que indica que el Madrid mereció vencer y se duele de la falta de Martin en la delantera. No menciona nada de los dos penaltis a Cesar.

EMD. Lunes 28 de septiembre de 1942. Pagina 2.

Crónica de Alfil. Tampoco se indica nada en el asunto de los penaltis y además se pone al árbitro como magnifico. El “truco” está en que es una crónica de Alfil, que como es una agencia franquista defiende al Madrid y es contraria al Barcelona.

Diario de Barcelona. Martes 29 de septiembre de 1942. Página 13.

Es una crónica sin firma en la que no se dice nada de los dos penaltis a Cesar, que es el substituto de Martin, a quien también echan en falta. Sobre Cesar dicen “Su substituto Cesar, ha estado bastante discreto desperdiciando ocasiones claras de poder marcar” y sobre el árbitro, como en el caso anterior, que no había tenido ninguna dificultad.

Por tanto no se publica nada de los dos penaltis a Cesar.

Segundo partido conflictivo. Ver cómo juzga la prensa al árbitro y lo merecido del resultado Barcelona 1 Valencia 2.

LVE. Martes 6 de octubre de 1942. Página 8.

La crónica la firma Fco ORS, que indudablemente será anti barcelonista donde tiene como título “Se ha perdido una delantera”, echando en falta a Martin y no poniendo nada bien a algunos jugadores azulgranas. Por ejemplo de Cesar dice: “Un gigantito en Los Cármenes (estuvo cedido al Granada la temporada anterior por una parte de su servicio militar) se ha achicado en Las Corts”.

No juzga al terrible inmovilizador “del concierto de silbato”, pero la última frase de su crónica es: “Pero, goles aparte, un vencedor indiscutible en el Valencia”.

EMD. Lunes 5 de octubre de 1942. Pagina

Firma la crónica A. Soler Borrell Después del resultado en grande la titulación debajo del mismo es: “El Valencia fue vencedor mínimo pudiéndolo ser por mayor margen. El Barcelona sin cohesión en el ataque se desalentó al lesionarse Escolá”.

El arbitraje lo califica así: “Arbitró bien el colegiado Iturralde”. A. Soler será otro anti barcelonista.

Diario de Barcelona. Martes 6 de octubre de 1942. Página 18.

Firma la crónica BAL-LON. También pone como de posible influencia en el resultado la lesión de Escolá, que por cierto no la menciona D. Jaume y si que parece ser lo decisivo.

Sobre la labor del árbitro dice: “Dirigió el encuentro el colegiado Iturralde aceptablemente”. BAL-LON también anti barcelonista.

Tercer partido conflictivo. Oviedo 3 Barcelona 2. Dos goles anulados a Martin y a Cesar.

LVE. Martes 1 de diciembre de 1942. Página 8.

Firma la crónica Cifra, otra agencia franquista y como era de esperar no califica ni al árbitro, ni tampoco menciona nada sobre los goles anulados. Otra evidencia más contra lo que tiene que luchar el C. de F. Barcelona.

EMD. Lunes 30 de noviembre de 1942. Página 2.

Firma la crónica el enviado especial  Joaquín Soler Serrano. El subtitulo de la crónica es: “El Barcelona pierde, por mala suerte, un partido que ganó por juego”.

El cronista habla del mejor futbol del Barcelona y que el mejor jugador del Oviedo es su portero. Sobre los dos goles anulados no menciona absolutamente nada. Sobre la actuación arbitral dice: “El árbitro, aunque con algunos pequeños lunares aceptable”.

Hace entrevistas a jugadores y directivos de ambos equipos: el capitán del Oviedo Herrerita dice: “El Barcelona, desde luego, ha jugado más que nosotros”.

En el vestuario contrario Raich dice: “Hemos perdido injustamente. El resultado no refleja en absoluto la marcha del encuentro” y el delegado del equipo señor Calvet dice: ¿Mi opinión del partido? Pues…. que ha ganado la providencia y ha perdido el que mejor ha jugado”.

Tanto uno como otro parecen decir que ha sido cosa de mala suerte más que culpa del árbitro, pero seguro que a los del Madrid les hubieran permitido decir cualquier cosa del árbitro sin problemas…..

Diario de Barcelona. Martes 1 de diciembre de 1942. Página 13.

La crónica la firma C. (¿Cifra?). No menciona para nada los goles anulados y del árbitro dice:” Dirigió el encuentro bastante desacertadamente, poniendo de manifiesto una visible falta de autoridad, el colegiado Ocaña”.

Cuarto partido conflictivo (D. Jaume le llama el tercero). Barcelona 1 Athletic Bilbao 3.

Un gol del Barcelona anulado siendo válido y el tercero del Bilbao en fuera de juego.

Actuación del árbitro.

LVE. Martes 8 de diciembre 1942. Página 12.

La crónica no tiene firma. No indica nada sobre un gol anulado al Barcelona. Sobre el tercer gol del Bilbao lo indica de este modo: (El partido estaba en 0 a 2 y el Barcelona lo había puesto en 1 a 2 en el 21 minuto del segundo tiempo) “Poco duraron las esperanzas del Barcelona en un posible empate, porque cinco minutos después Zarra pasó a Gainza, centró este largo a Iriondo, sobre la marcha, consiguió el tercer tanto para su equipo y el ultimo de la tarde ( 1 a 3).

No corresponde los minutos en que D. Jaume dice que se han conseguido el segundo gol del Barcelona y el tercero del Bilbao, que fueron según lo anterior en los minutos 21 y 27 del segundo tiempo, no casi al final del partido.

El juicio sobre el árbitro es el siguiente: ” El árbitro Sanchis Orduña , tuvo la desgracia de disgustar a los espectadores castigando acertadamente una falta real e innegable cometida contra Zarra- entrado por dos contrarios y derribado al suelo- dentro del área de los castigos máximos, que dio lugar al primer tanto de los bilbaínos. Por lo demás su arbitraje ni tuvo brillantez ni cometió desaciertos garrafales, a pesar de la actitud coactivamente vociferadora de la mayoría del público que sin duda, despidiendo a la fama de ecuánime y deportista que le conceptuaba, agitaba sus pañuelos parodiando no sabemos si la petición de oreja en el ruedo taurino o un poco desfigurada, a la muchedumbre romana en las luchas de gladiadores.”

Quien haya firmado lo anterior, no da la cara, al ser un anti barcelonista y un mal catalán.

EMD. Lunes 7 de diciembre de 1942. Página 3.

Hay dos periodistas que firman las crónicas. Sobre el partido en el campo de juego A. Soler Borrell y en los vestuarios A. Olle Bertran.

Como anteriormente en LVE el cronista ni menciona algún anulado al Barcelona ni tampoco que hubiera fuera de juego en el tercer gol bilbaíno.

Si que le parece, sin embargo, decisivo para la marcha del partido el tempranero penalty pitado en contra del Barcelona, comenzando su crónica con el subtitulo: “Un penalty demasiado decisivo”.

Si parece que acierta D. Jaume al decir que hubo escándalo por parte del público.

Esta parte la describe la crónica de este modo: “El presentimiento de que el Barcelona iba a perder un partido que parecía debía ganar causó en el publico un serio disgusto. Y el árbitro pagó las consecuencias con un broncazo de cierta magnitud. Después las pagó el equipo perdiendo.

El publico de Las Corts que se empeñan los forasteros en considerar entre los mejores de España, estuvo ayer injusto y perdió la ecuanimidad. Al menos una mayoría a juzgar por lo que se hizo oír.

Y lo más lamentable o la mayor contrariedad para los disgustados fueron los resultados de su exacerbado apasionamiento, ya que contaminaron a sus propios favoritos (menos mal que no al árbitro) haciéndoles desaparecer la serenidad que tanta falta les hacía para aprovechar sus condiciones tan reconocidas pero tan apagadas ayer en gran parte del tiempo.

Un penalty por injusto que parezca no ha de mermar la ecuanimidad a un público ya mayor de edad, y tampoco ha de tener tanta influencia negativa en el juego de los perjudicados cuando estos tienen calidad y categoría como las tiene el Barcelona.”

Sobre el árbitro el periodista una vez le llama Sanchez Ocaña y otra ocasión Sanchis Orduña.

Con relación a la jugada del penalty, parece decir dos cosas contradictorias. Por un lado: ” Sanchis Orduña fue riguroso al castigar la falta cometida a Zarra al intentar la defensa catalana cortar un avance suyo. Dos elementos se empeñaron en conseguirlo y hubo colisión en la que los tres rodaron por el césped” y luego dice: “La falta indudablemente existió y nada más que el árbitro podía dictaminar si merecía o no tan decisivo castigo. Y esto es lo que pareció discutirle el público, porque la claridad de ella no admitía discusión.”

Luego juzga la labor arbitral: “En lo demás no hizo mal arbitraje el colegiado valenciano a pesar de que tan feas se le pusieron las cosas. Afortunadamente no perdió la serenidad y encauzo bien una lucha ruda y fuerte que transcurrió con nobleza y escasa violencia peligrosa.”

Se hace un inciso para comentar una parte de la crónica de la que D. Jaume no habla: “Después…..Después no hubo desgracia sino suerte, ya que el Atlético bilbaíno no extremó su codicia como compadecido de la ” jettatura” ajena, y Zarra perdió infantilmente un tanto seguro; Benito salvó providencialmente otro que dejaba pasar Miró y el árbitro parecía querer congraciarse con sus detractores perdonado un rechace del mismo Benito con ambas manos a un balón que se colaba en sus dominios.”

Se pasa repaso a parte de lo escrito por el periodista en vestuarios sobre el público: “………Ayer en Las Corts perdieron el control y bajaron el tono. Alrededor nuestro convirtiose la tribuna entera en un mar rugiente y apasionado. Se olvido el incondicional de animar a sus jugadores para ver en el campo únicamente a la persona del árbitro y transcurrió todo el primer periodo contagiándose el equipo del ambiente del nerviosismo general hasta el punto de no ligar un avance bien llevado ni dar pie con bola.”

En otra parte explica: “Hubo ayer en el palco presidencial muchas personalidades viendo el partido. Lo presidió el Excmo general Moreno Calderón, Gobernador Militar de la Plaza y vimos a dos altas jerarquías del deporte: a don Javier Barroso, presidente de la Federación Española de Futbol; al señor Touron secretario del Comité Nacional de la Unión Velocipédica Española y a don Javier de Mendoza de la Federación Catalana ( antes nombrado directivo del C. de F. Barcelona ).

Le pregunta al señor Barroso sobre el encuentro y contesta:” Un partido que no ha tenido nada de particular. No se ha jugado gran futbol pero ha ganado bien el Atlético por su juego más eficaz y practico o sobre un equipo con una mala defensa y una delantera que esta tarde pareció un poco desconcertada.”

Verde y en botella, una prueba más del anti barcelonismo existente en la Federación y la persecución que tienen que soportar desde Madrid. Todo el barcelonismo conoce la regla de oro: Los dirigentes militares y políticos cuando van al palco del campo del Barcelona es por imposición, mientras que cuando lo hacen al palco del campo del Madrid es por invitación gustosa.

Diario de Barcelona. Martes 8 de diciembre de 1942.

Firma la crónica BAL-LON. Incide como los anteriores en la jugada del penalty y también como los anteriores en ser una jugada que tuvo peso lo que no le impide decir:“  El triunfo del Atlético fue a todas luces merecidísimo, aunque quizá una “mínima” diferencia hubiese estado más en consonancia con el desarrollo global del encuentro.”

Sobre la actuación arbitral hace un largo comentario, que se reproduce entero: “Y una vez analizados los equipos en conjunto e individualmente y reconocida de antemano la legitimidad de la victoria bilbaína, vamos a dar nuestra sincera opinión sobre el castigo que señaló el colegiado valenciano señor Sanchiz (aquí Sanchiz en lugar de Sanchis ) Orduña y que -también a nuestro parecer- cambió la fisonomía del encuentro.

A los quince minutos aproximadamente de juego y en una de las veloces escapadas de la delantera bilbaína, Zarra que se dirigía recto al marco de Miró fue objeto por parte de varios jugadores azulgrana, no a la vez sino uno después del otro, de sendas entradas al esférico que conducía, intentando estorbarle para evitar el tiro, pero sin ser zancadilleado, aunque si cargado en falta y se vio obligado en vista de la im posibilidad de poder desmarcarse de pasar a Iriondo.

En ese momento el árbitro señala falta y como se había cometido dentro del área ordenó el saque del correspondiente “penalty”, que Arqueta transformó en el primer tanto de la tarde. La falta existió-aquí nuestra opinión- y con criterio rigorista- excesivo quizá pues la jugada fue noble y no existió brutalidad ni mala intención- debía sancionarse como se hizo, pero lo que lamentamos sinceramente es que este mismo criterio rigorista no continuara durante el desarrollo de todo el encuentro. Faltas leves, pero faltas al fin y a la postre, dentro del área, se produjeron múltiples ante ambas metas y algunas de ellas de más gravedad y peligrosidad que la sancionada. Y nos duele que un partido que prometía interesante y emotivo, por ese detalle del colegiado de turno, al que se le añadieron otros fallos de menos calibre, echara por los suelos nuestras ilusiones. Después de lo expuesto no tenemos inconveniente alguno en calificar de deficiente su labor.”

Aquí se indica que el Barcelona jugó los últimos diez minutos sin Martin que fue retirado al vestuario, lo que le supuso otro hándicap.

Nada pues de gol anulado al Barcelona y gol del Bilbao en fuera de juego, pero coincide con D. Jaume que el árbitro estuvo mal, aunque victoria merecida del Bilbao.

Sobre la nota de queja  de la persecución arbitral y lo indicado en El Mundo Deportivo el 9 de diciembre de 1942(“la insistente persecución de algunos colegiados contra el Barcelona, por motivos que carecen de toda lógica deportiva.”).

Dado que D. Jaume habla de una nota de protesta se ha buscado evidencia sobre la misma en los días posteriores al partido en El Mundo Deportivo, no encontrándose entre los días miércoles 9 y domingo 13 de diciembre ningún comentario de la misma.

Para ser justo con D. Jaume el autor piensa que aunque no se tenga información de dicha nota de modo público, pudo sin embargo existir, por lo tanto D. Jaume se lleva el beneficio de la duda.

Donde la cosa no esta tan clara es en la frase que D. Jaume atribuye a El Mundo Deportivo con fecha 9 de diciembre de 1942.

El número de ese día tiene 4 páginas. Sobre futbol vienen noticias en las páginas 2 y 3.

En pagina 2 se indican crónicas de partidos de segunda división o las sanciones de la Federación Catalana de Futbol o la suscripción a favor de un jugador del C. de F. Gavá muerto prematuramente.

En la pagina 3 hay noticias sobre la próxima jornada que el Barcelona juega en Sevilla y donde al hablar del Atlético se le dice. “Esto rebasa ya los limites. Y como  no queremos pisar el terreno de lo sobrenatural respetuosamente nos destocamos la “chapela” y reconocemos humildemente: Atlético de Bilbao……tu eres el más grande”

Firma la crónica F. S.

También se indica la crónica del Barcelona que ha jugado en Las Corts un amistoso contra la Real Sociedad que gana 0 a 1 y otro en Madrid de homenaje a Quincoces, donde Cesar juega con el Atlético de Aviación contra el Madrid, empatando a 2.

¿Pero falta la primera pagina? Pues en ella viene el Discurso transcendental del Caudillo en el III Consejo Nacional y una foto con una crónica de “El Ejercito, perfil de España en la hora y en la historia”.

Entre otros también una invitación de El Mundo Deportivo pidiendo un Aguinaldo para la División Azul del mundo del deporte.

Al Barcelona no le hace falta este anuncio pues seguramente “obligado” ya ha dado dinero para dicha causa antes. Véase Diario de Barcelona de 25 de noviembre de 1941, página 9, donde se puede leer sobre las cantidades recogidas en Barcelona de dicho Aguinaldo:” En la suscripción nacional abierta pro-aguinaldo de la División Azul a cargo de la Sección Femenina de FET y de las JONS, en el día de ayer se han recaudado en metálico las siguientes cantidades en la Delegación Provincial de la Sección Femenina de esta capital: A continuación se indica un listado donde en posición quince se lee Club de Futbol Barcelona 1000 pts.

Conclusión: El autor de este artículo ha sido incapaz de encontrar la frase que dice D. Jaume que se indica el día 9 de diciembre de 1942 en El Mundo Deportivo.

Se ha revisado también los días siguientes hasta el domingo 13 y tampoco se ha visto dicha frase.

Por cierto en el día 11 en página 1 se indica el Aguinaldo a la División Azul de la Federación Catalana de Futbol: 500 pts.

Quinto partido conflictivo (el franquismo invade Las Corts), Barcelona 5 Real Madrid 5. Tres goles del Real Madrid en fuera de juego y anulación de un gol legal al Barcelona. Mala actuación arbitral (Fombona), que debe ser acompañado al vestuario por la policía.

LVE. Martes, 12 de enero de 1943. Página 9.

Firma la crónica Santiago García, para el barcelonismo “todo dicho”, un anti barcelonista, pues su padre tiene un número de socio muy bajo del RCD Español. Luego fue jefe de Deportes de LV  e igual algún día se repasan crónicas de su anti barcelonismo, como la de la eliminación del Madrid de la Copa de Europa por Mr. Leafe,….pero hay otras muchas más…

Lo que dice sobre la actuación del árbitro: “El señor Fombona se encontró con un partido jugado con corrección y que no le creó muchas complicaciones, y, no obstante, no acertó a resolver el único momento de alguna dificultad que se le presentó: una anómala retención de balón por parte de Marzá (el portero blanco), lesionado al parecer, en el suelo, cuya jugada siguió sin mediar decisión arbitral alguna.”

En el capítulo de goles o jugadas conflictivas además de la anterior indica lo siguiente:” Reaccionó el Barcelona, forzando nuevos saques de esquina, que no produjeron consecuencias, y en un centro de Valle, Martin y Marzá se lanzaron al balón, introduciéndolo el delantero azulgrana, al parecer , con el brazo en la puerta contraria, señalando Fombona la correspondiente falta. Poco después una zancadilla a Alonso (blanco) dentro del área de castigo fue señalada por el árbitro haciéndola ejecutar desde fuera.”

Con relación a los cinco goles del Real Madrid no indica ninguna incidencia reglamentaria en ellos.

Con relación al tema del árbitro acompañado de la policía hasta vestuarios no dice nada.

EMD. 11 de enero de 1943. Página 2.

Firma la crónica A. Soler Borrell. En relación con el árbitro y los goles anulados y concedidos tiene una aproximación con D. Jaume, pues considera que el gol anulado a Martin no tendría que haberlo sido y que el último gol del Madrid no debería haber subido al marcador. A pesar de lo anterior, el subtitulo de la crónica dice: Un partido de muchos tantos y gran juego, de emoción constante en su rapidez vertiginosa, y que terminó en justo empate después de señalar el resultado particular de cada tiempo (4-2 y 1-3) superioridad catalana y madrileña respectivamente.”

Curiosamente el periodista A. Olle Bertrán “hace vestuarios” y pregunta a directivos y jugadores de ambos equipos. El testimonio de Ipiña sobre el publico es el siguiente:” El público se ha portado muy bien. Ya habrás visto que protestó la anulación del tanto que marcó Martin con el brazo. Pero enseguida se le pasó la explosión de malhumor. En este campo se juega siempre a gusto.”

No parece deducirse de las palabras de Ipiña, que el árbitro necesitase ser acompañado por la policía a los vestuarios por el gran escándalo.

Pero al barcelonismo no hay quien se la juegue, de modo que dirá: “Es que el franquismo no permitía contar las incidencias en los partidos ya que estaban censuradas.”

En El Mundo Deportivo, del 15/2/1943, página 3, el Barcelona gana por 7 a 1 al Castellón y los jugadores le dedican el partido al encargado del botiquín Modesto que explica la razón: En Castellón al final del partido que ganó el Barcelona hubo un pequeño incidente y me llevaron detenido a instancias de un directivo del club de El Sequiol. Afortunadamente la cosa no tuvo importancia. Pero los chicos me dijeron esta tarde antes de salir que iban a marcar la goleada en mi honor…. y cumplieron su palabra.”

De donde se deduce que ser del Barcelona era tener la posibilidad de ir a la cárcel como años después, en el tardo franquismo, estableció el mítico y legendario barcelonista D. Manuel Vázquez Montalbán cuando dijo : ” Cuarto en la lista de organizaciones que purgar después de los comunistas, los anarquistas y los separatistas, se encontraba el Futbol Club Barcelona.”

Este escritor “se forró” a escribir contra el Real Madrid, que es escribir contra el franquismo, en aquella época y por ello no fue nunca a la cárcel, siendo del Barcelona, aunque sí lo estuvo por el punto uno, que es otra historia.

Diario de Barcelona. 12 de enero de 1943. Página 13.

Firma la crónica del partido BAL-LON. Describe la labor de Fombona como sigue: “Dirigió el encuentro, no muy satisfactoriamente debido a no seguir el juego de cerca y dejar pasar infinidad  de faltas sin sanción, el colegiado asturiano señor Fombona, al que no se le complicó el partido en forma desagradable gracias a que eran dos “históricos” los oponentes, y como a tales no quisieron tomarse la justicia por su mano, lo cual a la postre redunda en su propio perjuicio.”

No indica nada de goles anulados, ni tampoco goles validados en fuera de juego. Tampoco nada sobre el público.

Según D. Jaume, el delantero blanco Alday consigue el quinto tanto, coincidiendo con el Diario de Barcelona, pero no con LVE y EMD, que atribuyen el gol a Mardones.

Sexto partido conflictivo. Atlético Bilbao 5 Barcelona 2. Con 1-1 gol anulado a Martin, primero concedido. Ver labor árbitro.

LVE. Martes 23 de marzo de 1943. Página 10.

Es una crónica de Cifra seguro que anti barcelonista pues describe la cuestión “del gol anulado” de esta manera:” Se han encontrado dos grandes equipos en la pugna, habiendo probado la superioridad del Atlético Bilbao y si no hubiera sido por la deficiente actuación de Iriondo el número de goles hubiera alcanzado una cifra impresionante. Los dos tantos que el árbitro anulo al Atlético lo fueron injustamente, igual que el anulado al Barcelona (toma castaña D. Jaume solo cuenta el 33% de la historia).

La crónica no menciona en qué momento el Barcelona consigue el gol anulado, indicándose que el primero anulado al Bilbao es cuando van 1-1 y el segundo cuando van 5-2.

La última frase de la crónica es:” El árbitro, salvo los tres fallos señalados, tuvo una buena actuación.”

EMD. Lunes 22 de marzo. Página 3.

Firma la crónica el enviado especial Carlos Pardo (¿se acuerdan aquel cuya esposa facilito al Real Madrid ir a la Copa de Europa?. Véase el número 48 de CIHEFE). Una parte de la crónica tiene como título: “Triunfo merecido de los bilbaínos.” En otra parte el titulo es también significativo: “Breve historia de siete tantos y tres que no lo fueron” de donde se deduce que coincide con Cifra en que hubo tres goles anulados.

En este caso con 1-1 el árbitro anula un gol al Bilbao por fuera de juego, sin entrar en decir si era o no era y a continuación comenta una jugada desfavorable para el Barcelona, que son unas manos de un defensa bilbaíno dentro del área.

Con 3-1 hay una jugada que Martin cabecea y un defensa la saca y los azulgranas protestan por considerar que el balón ha traspasado la raya de gol, dando el árbitro córner que se saca sin consecuencias. Luego comenta la anulación de otro gol al Bilbao con el 5-2 como antes. Tampoco en esta crónica queda claro cuál es el gol anulado al Barcelona, pero nunca con 1-1.

Sobre el árbitro hace el siguiente comentario: “Si añadimos a todo esto un pobre arbitraje de Tamarit Falaguera (en lugar de Falguera, como dice D. Jaume) que se empeñó en no buscar ni a unos ni a otros, llegaremos a la conclusión de que para este viaje a Bilbao en realidad solo se necesitaban alforjas para colocar en ellas los goles.”

Diario de Barcelona. Martes 23 de marzo de 1943. Página 15.

Firma la crónica C. De los goles anulados solo habla al calificar al árbitro de este modo:” Dirigió el encuentro, aceptablemente a pesar de que anulo injustificadamente, dos tantos al once local y uno al Barcelona, el colegiado valenciano Tamarit Falaguera.”

CONCLUSION ALTERNATIVA.

Repasando lo que dice el historiador “de culto” del barcelonismo D. Jaume Sobrequés i Callicó sobre “los robos” al Barcelona por su catalanidad en el franquismo más azul de la Liga de la temporada 1942-1943, con las crónicas de la época de tres periódicos barceloneses, el parecido es “como un huevo a una castaña.”

Pero la culpa del “robo” la tuvo el Real Madrid.

Se dejan algunas historias adicionales complementarias de esta temporada, para el futuro, donde se pondrá de manifiesto, la persecución a la que tenia sometido el franquismo al C. de F. Barcelona, para no alargar más la cuestión.

 

Fuente : http://www.cihefe.es/cuadernosdefutbol/2013/12/la-liga-1942-1943-“-robada”-al-c-de-f-barcelona-segun-uno-de-sus-historiadores-de-“-culto”/

Anuncios